Escrito por Tendenzias

Cómo hacer slime casero sin borax y sin almidón paso a paso

A todos los niños les encanta jugar con el slime. También te encantaba a ti de pequeña, ¡no lo niegues! Sin embaego encontrarlo en tiendas depende mucho de las modas, y a veces no es tarea fácil. Por eso te va a encantar conocer cómo hacer slime casero sin borax y sin almidón paso a paso.

Pero, ¡un momento! ¿Sabes a lo que nos referimos al hablar de slime? Es esa masa tipo “moco” o blandiblú que cuando eramos pequeños se vendía en botes de plástico y solía ser de color verde.

Con las recetas que vamos a ver para hacer slime casero sin borax y sin almidón paso a paso podrás hacerlo de cualquier otro color o con el acabado que más te guste.

Cómo hacer slime casero

Hacer slime casero no es difícil. De hecho, mucha gente piensa que es muy difícil conseguir esa textura de blandiblú sin que sea un producto pringoso que lo manche todo. Pero en realidad es muy fácil, ya verás.

Hasta ahora el principal problema que se presentaba es que las recetas caseras que se conocían utilizaban borax, que es un producto químico que se puede comprar en ferreterías pero que no es tan común. Además, todos sabemos que los niños chupan y se meten en la boca todo. ¿Quién quiere que su hijo esté en constante contacto con un químico que se puede llevar a la boca?

Por este motivo muchos papás y mamás empezaron a investigar cómo hacer slime casero sin necesidad de este producto. Gracias a esas investigaciones ahora existen multiud de recetas para conseguir slime casero, incluso con diferentes texturas a gusto del consumidor. ¿Vamo a verlo? Hoy te contamos cómo hacer slime casero sin borax y sin almidón. ¡Empezamos!

Cómo hacer slime casero sin borax

Como hemos dicho, son muchos los papás y las mamás que prefieren dar a sus pequeños el slime casero sin boraz. ¿Cómo conseguir entonces la textura de blandiblú?

Lo que necesitas para hacer esta receta es:

  • 120 ml de cola blanca (la típica que los niños utilizan en las manualidades del cole)
  • Entre 120 y 180ml de almidón líquido, la cantidad final la determinará la propia receta, verás si necesita más o menos.
  • Colorante alimenticio del color que quieras que sea tu slime. En las tiendas de repostería puedes encontrarlo además con diferentes acabados como brillo o mate.
  • Brillantina comestible, si quieres darle este toque, no es imprescindible.

Decimos que la brillantina sea para buscar un slime lo menos tóxtico posible. El almidón no es perfecto, lo sabemos, y por eso os dejamos luego una receta sin almidón. Pero si tus niños ya son más mayores y no comen todo lo que les das, seguro que pueden jugar con esta receta y la textura que vas a conseguir es fantástica.

Para hacer la mezcla necesitas también un bol y un tenedor. Si ambos son desechables mejor, así te ahorras tener que limpiar el blandiblú de tus utensilios de cocina.

En el bol debes echar la cola o pegamento, el colorante y la brillantina. Remueve todo bien con el tenedor desechable hasta tener una masa homogénea. De momento no se parecerá en nada al slime o blandiblú que tienes en mente, ¡no te preocupes! Para eso hace falta el almidón.

El almidón líquido debe echarse poco a poco. Dependiendo de la marca que utilices se necesitará más o menos, por eso la variación entre 120 y 180ml. Vete echando hasta conseguir la consistencia del blandiblú, y luego amasa con tus manos para que el acabado sea perfecto.

Si te queda demasiado seco es que te has pasado con el almidón líquido. Se arregle echando un poquito más de cola y agua. Si, por el contrario, está muy líquido y parece que se cuela entre los dedos, lo que falta es almidón.

La masa resultante debe ser pegajosa en la piel pero despegarse perfectamente del bol o de cualquier otra superficie sobre la que lo utilices.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Cómo hacer slime casero sin almidón

Si aprendes cómo hacer un slime casero sin almidón ni borax te va a encantar. Es perfecto para que lso niños puedan llevárselo a la boca sin ningún riesgo. Y además es muy fácil de hacer.

Para esta nueva receta necesitas ositos de goma, de los de chuchería, y maicena. Debes deshacer los ositos al baño María o en el microondas, hasta conseguir una masa homogénea. Si utilizas ositos de un único color conseguirás slime de ese color. Si mezclas colores conseguirás diferentes tonos de slime.

Cuando tengas la masa de los ositos déjala enfriar un poco, pero no del todo, sólo que se quede tibia para poder tocarla con las manos y no quemarte. Entonces extiéndela sobre una capa de maicena y empieza a amasar. Agrega tanta maicena como haga falta para que el slime no sea pegajoso.

Algo muy chulo, que encanta a grandes y pequeños, es añadir petazetas a la mezcla. De esta manera el slime generará pequeñas explosiones en las manos de los niños, y no habrá ningún problema si se comen un poco. ¡Aunque siempre hay que vigilarles! Es mejor no dejarles solos con el slime, aunque sea casero.

Esta receta es muy efímera, ya que cuando dejéis de jugar con la masa se enfriará y acabará solidificando. Pero al ser tan fácil de hacer no tendréis ningún problema en repetirla tantas veces como os apetezca, y sin ningún riesgo para los niños.

Hay otras opciones de slime casero sin borax y sin almidón que utilizan jabón de cocina, líquido de lentillas u otros productos similares. Son muchos menos tóxicos que el borax, por supuesto, pero son un peligro si los niños se lo llevan a la boca. Por eso nosotros hemos optado por este completamente comestible y sin riesgos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

¿Quieres hacer más manualidades para tus peques? No hay nada como las recetas caseras para saber que lo que les das no tiene ningún componente químico que no quieras dejar en sus manos. ¡Sigue leyendo y aprende más trucos! Te pueden interesar los siguientes artículos:

Manualidades

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos