Cómo hacer un organizador de tareas semanal, mensual y diario

Una buena organización es el mejor método para poder sacar todos los proyectos adelante, organizando todas tus tareas en función de si tienes entregas de forma semanal, mensual o a diario. Os mostramos algunas ideas que os pueden resultar muy útiles para poder llevarlo a cabo.

Cómo hacer un organizador semanal

Una de las formas más sencillas y eficaces de poder disfrutar de una buena planificación es a través de crear un organizador semanal. En internet podéis encontrar infinidad de plantillas que podéis descargar pero también podéis hacerla fácilmente vosotros, ya sea en un word creando una tabla o directamente sobre un folio con ayuda de un lápiz y una regla.

El organizador semanal lo podéis dividir en cinco o siete días, en función de los días que dediquéis a dichas actividades o cómo prefiráis visualizarlo.

Cómo hacer un organizador mensual

Un organizador mensual puede serte muy útil tanto para las tareas que se repitan a lo largo de la semana como para poder clasificar tipos de eventos, actividades y tareas pendientes de una forma visual y rápida. Los organizadores mensuales pueden ser estupendos para programar las entregas de trabajos (ya seas estudiante o trabajador), planificar horas de estudio, llevar al día la agenda en cuanto a actividades y eventos, entre otros.

Para mí, los colores siguen siendo el arma secreta para darle un efecto estético bonito y llamativo, a la par que conseguir que puedas visualizar en un sólo instante si tienes tareas urgentes. De esta forma, lo que puedes hacer es clasificar tus tareas según prioridades y/o temáticas. Otorga un color a cada una de ellas, siendo las más urgentes aquellas que tengan un color más intenso o destacado. A su vez, no te cortes en utilizar pegatinas o detalles decorativos que te puedan ayudar a ver el organizador mensual como algo más divertido o no una lista de tareas que generen agobio.

Cómo hacer un organizador diario

Muchísimas personas necesitan llevar a cabo una organización previa para poder rendir al máximo cada día, por lo que este tipo de organizadores resultan muy útiles. Fijaros que podéis combinar los tres tipos de organizadores que os estamos mostrando, sólo que cada uno va a contener un nivel de detalle diferente.

Lo interesante del organizador diario es que puedes clasificar con más detalles cada una de las tareas a realizar, los tiempos y las prioridades de las mismas. A su vez, puedes hacer anotaciones para hacer más concretos cada uno de los pasos o añadir hasta las tareas más pequeñas pero igualmente importantes.

Por supuesto, también puedes hacer esto mismo sobre la mitad de un folio y diseñando tú mismo cómo quieres que esté distribuido tu organizador de diario.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar