Cómo hacer una pizarra en una pared paso a paso

Las paredes de pizarra(junto a las paredes de acuarela) son ahora tendencia. Paredes convertidas en una pizarra para que por ejemplo los niños pinten sin arruinar las paredes, o que nos pueden servir en estancias como la cocina para poder hacer la lista de la compra directamente en la pared, pero ¿cómo hacer una pizarra en […]
Manualidades.es

Las paredes de pizarra(junto a las paredes de acuarela) son ahora tendencia. Paredes convertidas en una pizarra para que por ejemplo los niños pinten sin arruinar las paredes, o que nos pueden servir en estancias como la cocina para poder hacer la lista de la compra directamente en la pared, pero ¿cómo hacer una pizarra en una pared paso a paso?.

Puede que no desees que toda la pared sea una pizarra, que solo una parte tenga esta propiedad, y puede también que no quieras colgar una pizarra sin más, sino que lo que deseas es utilizar pintura de pizarra y con ello poder tener la pizarra del tamaño que queráis en vuestra pared. Para ello, sigue los pasos que os vamos a enumerar a continuación.

Como hacer una pizarra en una pared

Paso 1: Elige tu pared

Cada habitación tiene un punto focal .. . con esto nos referimos al primer lugar en el que tus ojos se fijan cuando ingresas a una habitación. Algunas habitaciones, naturalmente, tienen un punto focal, pero a veces puedes crear el tuyo propio, ya sea por ejemplo con una chimenea impresionante, empapelando la pared con un papel tapiz llamativo, o como es el caso, creando una pizarra en la pared.

De este modo, elegimos la pared de la casa donde vamos a hacer nuestra pizarra, y una vez elegida, tendremos que trazar en la pared, la extensión que vamos a querer que ocupe la pizarra. Para ello, debemos marcar un buen rectángulo del tamaño que más nos guste, con la ayuda de un poco de cinta de pintor. Con ello, podremos tener una idea visual de cuán grande o pequeña será la pizarra que vas a crear en la pared. También esto te ayudará a mantener líneas rectas mientras pintas dado que lo que vas a hacer en realidad, es eso: pintar así que mejor que delimites bien la superficie que vas a cubrir con la pintura de pizarra y evitarás pasarte de lo deseado y además, todo quedará recto.

Empieza a pintar con la pintura de pizarra

Después de haber marcado la zona que va a ser la pizarra en tu pared, ya puedes comenzar a pintar. Para ello necesitarás una pintura específica que sea capaz de convertirse en pizarra. En el mercado y en tiendas como por ejemplo Leroy Merlin o en Amazon, puedes encontrar infinidad de pinturas de pizarra, aunque quizás las de marcas más conocidas son las de Titán (foto de arriba) o la de pinturas Bruguer.

Elegida la marca de pintura, tenemos que abrir la pintura, removemos un poco con la ayuda de un palo y extendemos sobre la pared con un pequeño rodillo de espuma para un acabado suave. Este tipo de pintura tiene la característica de que una vez seca, nos permite pintar con una tiza encima, pero no es suficiente con una sola pasada. Suele recomendarse pintar al menos tres o cuatro capas, dejando secar una hora entre cada capa y capa. Después de hacer 4 capas gruesas, puedes quitar la cinta de pintor y observas el resultado.

Agrega un marco de madera

En un principio ya no hará falta hacer más que dejar secar la pintura antes de comenzar a pintar sobre ella, pero como que queremos es hacer una auténtica pizarra en la pared, podemos enmarcar lo que acabamos de pintar creando un marco de madera.

Para ello tan solo te harán falta cuatro listones de madera, que sean del tamaño del rectángulo creado. Debes lijar bien esa madera (en caso de que sean listones que reciclas) y si quieres, puedes teñirla con un tinte para madera de modo que te queden mucho mejor o si por ejemplo prefieres darle un aspecto rústico y resaltar los tonos ricos y cálidos de la pared pizarra. Con la ayuda de un nivel, tan solo tendrás que colocar cada uno de los listones y para ello, puede venirte muy bien el uso de una pistola de clavos.

Paso adicional opcional: agrega un tirador de cajón

Un paso divertido para nuestra pizarra en la pared, será agregar un tirador de cajón que podemos colocar del revés en la parte inferior izquierda del marco para que actúe como un soporte para la tiza. De este modo la tiza quedará guardada pero a la mano de cualquier persona que la quiera usar, en especial si queremos usar la pizarra con los niños.

Como hacer una pizarra una pared

Deja la pared

Este paso es definitivamente la parte más difícil si tenemos niños en casa, pero es también muy importante, ya que vamos a tener que dejar  la pizarra en paz durante aproximadamente una semana antes de usarla para asegurarnos de que la pintura esté realmente seca del todo. La lata de pintura de tiza suele indicar 3 días, pero si tenemos en cuenta que hemos pintado con cuatro capas, será bueno dejarlo secar durante más días, de modo que una semana será tiempo suficiente (aunque para algunos sean demasiados días).

Acondiciona la pizarra

Después de dejar esa semana, tu pizarra en la pared ya estará casi lista para comenzar a escribir o dibujar lo que quieras, pero antes de usar tu nueva pizarra, os queremos recomendar también  acondicionarla, frotando el lado de un trozo de tiza sobre toda la pizarra y borrándola. Con ello consigues dejar una capa de polvo de tiza que permite que luego todo lo que escribes se borre más fácilmente.

Como hacer pizarra una pared

Diviértete con tu pizarra

¡Ahora ya puedes comenzar a escribir!  En este sentido tienes vía libre para dibujar y decorar así la pared, dejar que los niños pinten en ella, o la usen por ejemplo para hacer los cálculos matemáticos de sus deberes, para escribir la lista de la compra, una receta, o para dejar notas cada vez que tengas que irte de casa. Lo cierto es que la pizarra en la pared es una de las ideas más funcionales para decorar cualquier pared, pero en especial le vas a sacar mucho partido si la haces en la habitación de los niños, en la cocina, o quizás en un pasillo de tránsito en la casa, donde queramos ir anotando cosas.

También te puede interesar